« Volver

Ratón doméstico
Mus musculus

Debido a su pequeño tamaño, adaptabilidad y el hecho de que necesita cantidades extremadamente pequeñas de alimento y espacio, el ratón es capaz de sobrevivir en casi cualquier ambiente. Se identifica por un cuerpo delgado y pequeño, pesando unos 15 g como adulto. Presenta orejas grandes, ojos pequeños y hocico puntiagudo.

Su ciclo de vida dura entre 9 y 12 meses. Una hembra produce de 4 a 7 crías por camada, en un período de gestación de unos 19 días y durante la vida producirá unas 8 camadas, aproximadamente.

El ratón puede vivir tanto en el interior como en el exterior de los edificios, pero es raro encontrarlo en las alcantarillas. En exteriores vive entre la maleza y las hierbas o cerca de los cimientos de edificios, en cobertizos de almacenaje, etc. Suelen construir sus nidos almacenando materiales, pero pueden hacer madrigueras.

Un ratón adulto consume diariamente 3-4 g de alimento. Comen casi de todo, pero prefieren los granos de cereal y diversas semillas. Pueden sobrevivir con poca cantidad de agua y a menudo no necesitan beber.

El crecimiento de la población está limitado por factores de refugio, alimento y humedad necesarios. Ante condiciones favorables se reproducen rápidamente por lo que la contaminación de productos por orinas y heces serán frecuentes, con la posibilidad de transmisión de enfermedades y pudiéndose producir además graves pérdidas económicas, lo que hace que el control de estos roedores sea importante.

Rata de alcantarilla
Rattus norvegicus

La rata de alcantarilla se caracteriza por una nariz chata, orejas pequeñas y opacas y ojos pequeños. Su cola es escamosa, semidesnuda y más corta que la cabeza y el cuerpo juntos.

Su ciclo de vida dura entre 9 y 18 meses. Los picos de reproducción se presentan en primavera y otoño, disminuyendo durante la parte cálida del otoño y el frío invierno. Después de un período de gestación de 22 días, la rata hembra da a luz entre 8 y 12 crías que alcanzan la madurez a los 3 meses. Cada hembra producirá un máximo de 7 camadas a lo largo de su vida.

Normalmente, vive a nivel del piso y, como tal, frecuentemente anida en exteriores, en lugares donde se resguarda subterráneamente, donde construye madrigueras. Puede anidar y pasar toda su vida dentro de construcciones urbanas. Habitan en residencias, todo tipo de instalaciones alimentarias, almacenes, alcantarillas y basureros. También puede encontrarse en estanques y lagos de parques.

Las ratas son omnívoras y consumen más de 30 g de alimento al día. Beben agua o alimentos con elevado contenido en ella.

Las ratas exploran sus alrededores, pero presentan un comportamiento denominado neofóbico, miedo a lo nuevo, que puede durar desde unas horas a varios días. Por ello, las trampas y cajas cebadero se evaden durante unos días.

El control de esta especie es importante no sólo por las enormes pérdidas económicas que puede ocasionar como consecuencia de contaminaciones y daños en productos almacenados, sino por la posibilidad de transmisión de enfermedades graves, como infecciones intestinales, fiebres por mordedura, peste, etc.

Rata de los tejados
Rattus rattus

La rata de los tejados es más pequeña y delgada en apariencia que la rata de alcantarilla. Los adultos pesan unos 200 g y tienen la cola más larga que la cabeza y el cuerpo juntos. El hocico es puntiagudo, las orejas grandes y translúcidas y los ojos grandes y prominentes.

La biología de la reproducción es similar a la de la rata de alcantarilla, aunque el tamaño de la camada es algo más pequeño y el número máximo de camadas por año es inferior.

La rata de los tejados es denominada así por su naturaleza escaladora, ya que normalmente vive sobre el piso o en el techo alrededor de las estructuras. Los nidos se pueden ubicar en muros, áticos, viñas y árboles.

Es considerada la rata vegetariana, porque prefiere comer semillas, verduras y frutas frescas, aunque comen casi todo lo que está a su alcance cuando es necesario.

La rata de los tejados es bastante más irregular e impredecible en los hábitos que la rata de alcantarilla, y menos desconfiada para los objetos nuevos, por lo que resulta algo más difícil de controlar.

« Volver

 

 

 

 

Web desarrollada por Xalmar